¿Puede considerarse la adición al sexo como una droga?

No es la primera vez que vemos como científicos hallan similitudes entre la adicción al sexo y a las drogas. Más concretamente, existe un estudio que se remonta años atrás, cuando analizaron la actividad cerebral de un adicto al sexo en la mismísima Universidad de Cambridge. Internet ha influido negativamente en agravar la adicción al sexo de mucha gente. No olvidemos de que se trata de un medio de información rápido y sencillo de usar y que te permite desde un simple teléfono móvil el acceso a millones de videos de sexo gratis. Para bien y para mal.

¿Es la adicción al sexo una droga?

 

Los científicos sometieron a 19 hombres “adictos al sexo” a ver vídeos de pornografía. Ante su sorpresa, vieron que se activaba una actividad cerebral muy similar a la de los adictos a las drogas cuando veían su droga preferida.

 

Sin embargo, a pesar de esta similitud, afirman que una persona que está obsesionada con el sexo podría tratarse más bien de un trastorno obsesivo, frente a una adicción como puede ser a la nicotina.

 

Así que podríamos decir que aunque ambas adicciones presentan una actividad cerebral similar, los expertos no consideran la adicción al sexo como una droga. A pesar de que el comportamiento que padecen ambos es similar.

 

¿Cómo es un adicto al sexo?

 

Es una persona que nunca termina de saciarse teniendo sexo, que quiere más y más y, cuando no lo recibe, se pone violento, debido a que no puede controlar el impulso y necesita tener sexo de manera urgente.

 

En definitiva, se es adicto cuando el sexo controla todos los aspectos de su vida y no se puede vivir sin él. Algo similar a lo que ocurre con las drogas, debido a que los drogadictos no pueden vivir sin tomar ciertas sustancias.

 

Para toda adicción se debe buscar ayuda

 

En el momento en el que la adicción hace que la persona no pueda vivir de manera “normal”, toca pedir ayuda. Ocurre cuando se toca fondo, cuando se dedica una parte del día a dicha adicción o directamente impide vivir. Por lo que en ese caso lo más recomendable es pedir ayuda cuanto antes.

 

Todas las adicciones deben regularse en el momento en el que suponen un problema para la persona o para quienes le rodean.

 

Sin embargo, no existen tratamientos concretos capaces de curar la adicción al sexo, aunque se pueden realizar terapias, grupos de sexos o fármacos que puedan frenar los los impulsos y controlen la ansiedad.

 

¿Crees que eres un adicto al sexo?

Deja un comentario